25/2/15

TALLER DE EGIPTOLOGÍA

Investigando, investigando, las profes conseguimos ponernos en contacto con Lourdes Narváez, una egiptóloga que hace talleres sobre esta civilización tan apasionante (http://abydosculturayarte.blogspot.com.es/p/talleres.html).
Esta semana, ha venido al cole y los peques han tenido el placer de compartir con ella un ratito muy agradable. Nos ha contado muchas cosas sobre Egipto, y nos ha descubierto que en Madrid tenemos la suerte de conservar un Templo egipcio, el TEMPLO DE DEBOD, un regalo que los egipcios nos hicieron por ayudarles a salvar dicho templo.


Además nos enseñó cual era el ritual diario en un templo egipcio. Cada uno de nosotros teníamos un papel muy importante, nos vistió para la ocasión. y empezó la función. Os lo vamos a contar para que lo disfrutéis al igual que lo hicimos nosostros.

En todos los templos vive algún DIOS. En nuestro caso Gael y María se convirtieron en los dioses Amón e Isis.

Tras una larga noche en que los dioses dormían plácidamente salió el sol y el Sacerdote Rodrigo llamó a la puerta para que los dioses Amón e Isis se despertaran.


Y así comenzar el ritual diario. Primero el faraón Lucas y la faraona Sara les ofrecieron un nenúfar y su cetro.



Adrián y Ainara les hicieron una ofrenda de incienso para que los dioses y el templo olieran muy bien.


Como los dioses tendrían hambre, Izan y Sofía les ofrecieron comida (pan, carne, pescado, verduras...).


Pero también tendrían sed, así que, Yago y Mateo, les ofrecieron bebida (agua, leche y vino).


Una vez que ya olían bien, y habían comido y bebido era el momento de entretener un rato a los dioses. Y ahí estaban Ariana, Naia, Daniela, Miriam, Celia y Rocio que hicieron muy bien de bailarirenas.



Pero claro, para que nuestras bailarinas bailaran necesitábamos música. Eso lo solucionaron Ruben, Alejandro N., Novak, Alejandro E. y Mario. 


Una vez que finalizamos esta ofrenda tan bonita a los dioses Amón e Isis, todos disfrutamos bailando música egipcia.
Bailamos como los cocodrilos.


Bailamos como las serpientes.


Bailamos como los camellos


Por último, Lourdes nos felicitó por todo lo que habíamos aprendido de Egipto y nos hizo entrega de un diploma que acredita los buenos egiptólogos en que nos hemos convertido.

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada