10/1/15

CONSTRUIMOS A HARPO

Ahora que ya conocíamos a Harpo y que habíamos vuelto de nuestro viaje a Egipto en avión, nos merecíamos un descanso.
Así que, cada uno se sentó en su mesa, cogió una bola de plastilina y...  empezó la magia. Poco a poco nuestra bola de plastilina fue transformándose en... HARPO. Mirad, mirad.


Cada uno de nosotros hizo su propia visión de Harpo, la verdad es que quedaron trabajos superbonitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario